Además de la alegría que significó para casi 400 mil personas, la Villa Navideña fortaleció la economía de comerciantes y vendedores, quienes aprovecharon incrementar sus ganancias. Daysi Ávila, de la colonia Las Mercedes, es un buen ejemplo.

Ella tiene una caseta en el Complejo Olímpico y antes de realizarse la Villa Navideña en ese lugar, en las fiestas de navidad y fin de año, cerraba por la poca afluencia de público.

“No me puedo quejar de las ventas y gracias al señor presidente, por esta gran idea, porque sí hemos tenido para los nacatamales y para poder comer, es un gran aporte para los que trabajamos aquí y esperamos que se siga realizando todos los años”, aseguró.

La Villa Navideña, además de generar los habituales beneficios de diversión, sano esparcimiento y promover la unidad familiar, facilitó que cientos de familias trabajen en un periodo que permite agenciarse de fondos importantes para afrontar el inicio del año y de esa manera hacer frente a las obligaciones escolares y de otro tipo.

Edwin Castro

Ese aspecto lo reconoce Edwin Castro, un docente que busca agenciarse fondos con la Villa, y que reside en la colonia Hato de En medio.

“Con esto llevamos sustento a nuestros hogares. Yo soy docente y cuando no he trabajado aquí, pues he tenido que prepararme para el siguiente año de estudio, hoy tuve la oportunidad de ganarme unos fondos extras”.

“Esta iniciativa permite la unidad de las familias, porque se puede encontrar distracciones gratis y nosotros tenemos la oportunidad de trabajar para suplir necesidades de la familia”, dijo Castro.

La Villa Navideña fue visitada por no menos de 400 mil personas entre el 10 diciembre y el 6 de enero, solo en Tegucigalpa, y permitió que más de 300 pequeños comerciantes contaran con la posibilidad de trabajar.

Lesly Leticia Salgado

Desde la colonia Nueva Suyapa, Lesly Leticia Salgado, una madre soltera con tres hijos, ha visto como “lo que hemos hecho, (dinero) servirá para mucho, gastos de comida, pagos de servicios como agua, luz, y otras necesidades”.

Recordó que ella antes de participar en la Villa Navideña, vendía en la calle y ahora “lo hacemos en este lugar que es más ordenado y es una gran ayuda para nosotras las que somos madres solteras”.

Josselyn Medina Cruz

Del mismo modo, Josselyn Medina Cruz, ama de casa de la colonia Suyapa, quien dijo que “Lo que ganamos trabajando, será de mucha ayuda porque mi mamá ha estado muy enferma y con ese dinero hemos podido comprar las medicinas”.

La Villa Navideña permite que los pequeños comerciantes puedan instalar sus puestos, realiza diseños atractivos para los mismos, y trabaja con un grupo de voluntarios que permite que los servicios para el público sean más accesibles.

Del mismo modo, los emprendedores muestran y venden sus productos, las nuevas generaciones tienen acceso a ingresos que antes no percibían durante esas festividades y de esa manera el movimiento económico fortalece los hogares y el plan gubernamental para generación de empleos temporales.

La señora Amparo Zamora

La villa, un alivio

La señora Amparo Zamora de la colonia Kennedy reconoció que “por segundo año tengo la oportunidad de trabajar en esta Villa con mi negocio y es una gran oportunidad para mí y para mi familia”.

Antes no hacía nada en las fechas de diciembre, hoy este dinero nos sirve para subsistir mientras se llega el momento de volver a clases y es dinero que podemos utilizar en beneficio de las familias –confirmó Zamora.

Asimismo, ratificó que “esta Villa ha sido un alivio para muchas personas, para alejarse del estrés y para nosotros, para trabajar”.

Víctor Quiroz

El criterio de Zamora, lo amplió Víctor Quiroz, de la colonia Nueva Suyapa, al considerar que la oportunidad que se ha abierto de trabajo con esta Villa, “nos he permitido llevar dinero a nuestras familias, en una temporada que es muy especial”.

“Es una oportunidad de trabajo para salir adelante y es bueno para que como pueblo podamos disfrutar de la temporada, agradecemos al presidente Hernández por esta opción que se nos presenta”, dijo Quiroz, mientras se aprestaba a atender a clientes que llegaban en busca de la tradicional carne asada.

Los organizadores de la Villa Navideña, ejecutada a través del Gabinete de Prevención, Paz y Convivencia, consideran que el movimiento económico generado con la Villa forma parte de esa iniciativa que intenta crear oportunidades, fomentar el emprendimiento y fortalecer los hogares con ingresos adicionales.

“Queremos que las familias se unan, que convivan y que disfruten de una época que además de ser alegre y festiva, permita fortalecer la economía”, dijo en su momento el presidente Juan Orlando Hernández.

De interés

La Villa Navideña dentro del Programa Navidad Catracha se realizó por espacio de 27 días en Tegucigalpa y permitió que cientos de hondureños obtuvieran acceso a fondos frescos para fortalecer la economía familiar.

La Villa Navideña se ha realizado durante cuatro años de manera consecutiva, por espacio de 10 a 15 días, sin embargo en 2017 se amplió hasta el seis de enero a solicitud de los comerciantes y el pueblo hondureño en general.